05 enero, 2018

Galletas de estrella rellenas de chocolate (por si faltan ideas para la Navidad que viene)

Hoy es la víspera de Reyes, esa noche mágica para los niños y algo estresante para los padres que tienen que ultimar las compras o pelearse un poco por conseguir sitio en la cabalgata. Es también noche de roscones, de preparar galletas con leche y paja para los camellos y de muchos nervios antes de irse a la cama. Pero yo estoy ahora mismo con niveles mínimos de ilusión o alegría por nada.

Chocolate filled star cookies

Tampoco quiero ponerme trágica; en realidad un paseo matutino con mi padre por la ciudad me ha hecho volver a creer en los Reyes Magos. Por fin he podido ver el Belén de Playmobil y la ciudad estaba llena de niños ya ansiosos, correteando y sin poder parar de hablar de los regalos que iban a recibir. Ay, la inocencia infantil.

Cuando mi hermano y yo todavía conservábamos esa ilusión ingenua sí recibíamos algún regalo la noche de Reyes. ¡Cómo íbamos a quedarnos sin nada! Solían ser cosillas pequeñas que compraba mi madre, y algún regalo que llegaba de Suiza, normalmente con forma de Playmobil -nos encantaban y siempre siempre pedíamos algo "grande" de su catálogo a Papá Noel, pero nos llegaban cosas extra por parte de la familia-. Pero nunca quisimos ir a ver la cabalgata, y una vez dejamos de creer, en Reyes lo único especial era el Roscón.

Chocolate filled star cookies

Pero este año, por comodidad, voy a hacer el roscón mañana para tomarlo en familia el domingo, cuando estaremos todos juntos, justo antes de volverme a Madrid. Así que hoy solo estoy un poco amargada en casa, después de trabajar un poco con un portátil que me está dando sustos, un catarrazo que acaba de arrancar -regalito de fin de fiestas- y una maldita discoteca en la plaza de toros. Porque sí, es súper navideño y muy de Reyes Magos poner una discoteca desde las 16 de la tarde hasta la medianoche, con un sonido infame y música terrible, en pleno centro de una ciudad. Se supone que es "extra" de la Nochevieja, que ya nos echó a los cuatro a dormir al campo, después de las uvas.

Chocolate filled star cookies

¡En fin! Quiero ser positiva -es mi propósito de Año Nuevo, casi el único- y disfrutar de los últimos raticos de Navidad que me quedan en casa. Así que para no ponerme más gruñona he querido venir con las últimas galletas navideñas de esta temporada, mi regalito virtual a sus Majestades de Oriente, y una idea ya para las navidades que vienen. Porque sí, quedan menos de 12 meses para empezar de nuevo con el Adviento, no os quiero agobiar ;).

Es una masa sencilla y simple pero que queda genial para cualquier ocasión. La base es similar a las Spitzbuben, otro clásico suizo, o las más conocidas Linzer, típicas de Austria. En este caso rellenas de ganaché de chocolate casera y solo con forma de estrella, que me parece la forma navideña más universal, simple y bonita, también válida para fuera de temporada. ¿O acaso no hay estrellas todo el año?

Chocolate filled star cookies

Receta de galletas de estrella rellenas de chocolate
Inspiración: un libro alemán de Navidad cuyo nombre no recuerdo
Ingredientes para unas 30 unidades

- 200 g de harina de repostería
- 85 g de almendra molida
- 70 g de azúcar tipo caster o fino (o usar normal)
- 1/4 cucharadita de canela molida
- 1 pizca de cardamomo molido
- 1 pizca de sal
- 80 g de mantequilla fría sin sal
- 1 huevo L
- ganaché de chocolate para rellenar (yo suelo usar 200 g de chocolate muy negro y 200 g de nata para montar sin lactosa, preparada con suficiente antelación para que esté fría)
- azúcar glasé

Mezclar en un recipiente la harina con la almendra molida, el azúcar, la canela, el cardamomo y la sal, usando varillas para quitar los grumos más gordos.

Picar la mantequilla en cubitos pequeños y añadir a los ingredientes secos junto con el huevo. Trabajar con un procesador de alimentos, con una batidora o con las manos a lo bruto, hasta tener una consistencia de migas. 

Continuar ahora amasando para obtener una masa lisa, homogénea y suave. Dividir en dos discos, envolver en plástico film y llevar a la nevera, como mínimo, una hora. Mejor más tiempo.

Precalentar el horno a 180ºC y preparar unas bandejas. Estirar cada porción de masa dejando un grosor de unos 6 mm. Recortar galletas con forma de estrella, procurando emparejar una base completa con una cubierta "agujereada".

Distribuir en las bandejas sin necesidad de dejar demasiada separación y hornear durante unos 8-10 minutos, hasta que se empiecen a dorar. Dejar enfriar en una rejilla completamente, rellenar con la ganaché -sin pasarnos o se desbordará- y decorar con azúcar glasé tamizado al gusto.

Chocolate filled star cookies

¡Que os aproveche el roscón y que los Reyes se porten muy bien, que sé que habéis sido muy buenos!

28 diciembre, 2017

Crema de castañas y chocolate con ganaché, nata y salsa de frambuesas. Postre para Navidad

¿Qué tal van las fiestas? ¿Superado el primer tramo sin problemas? Espero que hayáis disfrutado de la Nochebuena, del día de Navidad  y de San Esteban, en su caso. Hoy yo ignoro que son los Inocentes porque, la verdad, me da bastante pereza todo lo de las bromas e inocentadas. Además que la iconografía artística del evento no es precisamente muy navideña y bonita, ejem. Yo vengo a endulzar un poco más las fiestas con este postre que improvisé a base de sobras: una crema de castañas y chocolate con ganaché, nata y salsa de frambuesas.

Chestnur chocolate cream pots

Es un postre y queda muy aparente pero en realidad esconde el reaprovechamiento de otras recetas, es facilísimo de montar y además intenta ser algo saludable. Durante el puente de principios de mes preparé un tronco de chocolate -¡mi primer tronco!-, y sobró un poco de todo. Obviamente no iba a tirar la ganaché de chocolate ni la salsa montada, pero tampoco quería comérmelo todo a cucharadas.

También tenía castañas por casa y recientemente había visto una idea de receta de crema con este rico fruto seco otoñal, combinado con chocolate. El montaje del postre estaba claro, y es que la combinación de castañas+chocolate+nata+fruta no podía salir mal. Las frambuesas dan el toque rojo navideño que se corona con el verde de los pistachos, aportando además un contrapunto crujiente muy rico. Yo apenas he añadido azúcar a nada pero la gente con paladar "normal" esperará algo más dulce, así que os dejo la receta solo como idea de base para que la modifiquéis a vuestro gusto.

Chestnur chocolate cream pots

Y si no ponemos más azúcar y cambiamos la nata por yogur hasta podría ser una receta estupendísima de desayuno caprichoso. O con nata, qué demonios, que la grasa de los lácteos tampoco es el demonio. En pequeñas dosis, claro, y sin lactosa en mi caso. Me estoy acordando ahora de que tengo que comprar nata para montar para nuestro postre tradicional de Nochevieja -copa de helado de vainilla con frutos rojos y chocolate derretido, un clásico-; ¡menos mal que ahora es facilísima de encontrar!

Chestnur chocolate cream pots

Receta de crema de castañas y chocolate con ganaché, nata y salsa de frambuesas
Inspiración: improvisación personal a partir de cosas de la nevera
Ingredientes aproximados para unas 4-6 raciones

- 200 g de castañas cocidas
- 250 ml de leche de soja o de almendras (o cualquier otra)
- 1 pizquina de sal
- 1 anís estrellado
- 1/2 vaina de vainilla
- 40 g de buen chocolate negro

- 125 g de nata para montar (sin lactosa)
- 75 g de buen chocolate negro
- 10 g de mantequilla o equivalente

- 150 g de frambuesas
- 1 mandarina
- 1 cucharadita de semillas de chía
- azúcar moreno al gusto

- 200 g de nata para montar (sin lactosa)
- azúcar vainillado al gusto

- pistachos picados, avellanas, almendras, coco o chocolate negro

Yo tenía casi todo ya preparado a la hora de montar los vasitos, pero si se parte de cero habrá que empezar unas horas o el día antes para que cada elaboración repose. Aconsejo dejar la nata montada para el final.

Poner a calentar las castañas cocidas y peladas con la leche o bebida vegetal, una chispina de sal, el anís y la vainilla. Dejar cocer a fuego lento 15 minutos, retirar las especias y añadir el chocolate negro picado. Cuando se derrita, triturar todo bien y dejar enfriar.

Calentar la nata de la ganaché aparte y echarla sobre el chocolate negro picado, removiendo hasta que se derrita. Incorporar la mantequilla y mezclar suavemente hasta tener una masa homogénea. Dejar enfriar.

Lavar las frambuesas y ponerlas a cocer con el zumo de la mandarina, añadiendo un poco de agua o más zumo si fuera necesario. Cocinar a fuego lento unos 15-20 minutos, machacar o triturar. Agregar las semillas de chía y el azúcar que se desee. Dejar enfriar y espesar.

Montar la nata muy fría con azúcar vainillado o esencia de vainilla al gusto.

Montar los vasitos, copas o raciones colocando una base de crema de castañas, a continuación una capa de ganaché, una quenelle o espiral de nata montada y salsa de frambuesas. Decorar con pistachos picados o/o chocolate. Servir frío, pero no helado de la nevera. Unas galletitas picadas también le irían genial.

Chestnur chocolate cream pots

Me voy a buscar mi equipación para la carrera de San Silvestre, ya sabéis que es otra de mis tradiciones desde hace unos años :). He dejado de participar en carreras populares pero esto es otra cosa, pura diversión y una forma genial de recorrer mi querida Murcia bajo las luces navideñas con media ciudad mirándote pasar.

Pasar por delante de la catedral en ese ambiente, ya en el tramo final de la carrera, es una gozada, a pesar de que a veces el público no tiene mucho cuidado en apartarse. ¡Me encanta dar la mano a los niños que se apretujan en la acera para animar a los corredores! Mucho mejor que los que ya llevan unos cuantos cubatas en el cuerpo a esas horas de la tarde.

¡Disfrutad lo que podáis de estos días, y Feliz Año a todos!
21 diciembre, 2017

Árboles de avellana y miel con espelta integral - Receta de galletas navideñas más sanotas

¡Saludos desde Murcia!
Ay ay, que tenía previsto publicar estas galletas árbol de avellana y miel la semana pasada, pero el tiempo me está comiendo y no me doy ni cuenta. Cada año igual, se me olvida lo rapidísimo que vuelan los días entre el inicio de diciembre y la víspera navideña, sobre todo con los eventos que se acumulan en medio. Que el elfo cumpla años y que encima se empeñen en estrenar películas-evento como The Last Jedi estos días tampoco ayuda. Me despisto.

Hazelnut christmas cookies

El caso es que por fin he vuelto a la tierra que me vio nacer aunque apenas he tenido tiempo de disfrutar de la familia o de reencontrarme con la ciudad. Pero solo con estar aquí ya es otra cosa, a pesar del agobio de pensar que no tengo apenas regalos preparados o que el menú de Nochebuena sigue en el aire. Volver a casa después de tantos meses hace que te tomes las cosas de otra manera, y yo solo quiero aprovechar cada instante y pasarlo bien. Quién saber cómo o dónde estaremos todos el año que viene.

Hazelnut christmas cookies

La maleta pesaba varias toneladas porque he venido cargadísima de galletas, ¡y las que quedan por hornear! Nosotros prácticamente no compramos ningún dulce navideño, solo algún buen turrón del duro (el único que nos gusta) y un panettone especial, porque aún no me veo preparada para lograr uno mínimamente decente casero. Bastantes complicaciones tengo ya en las fiestas para liarme con otro proyecto imposible :P. Esta tarde me pondré por fin con mi madre a hacer las imprescindibles tortas de Pascua murcianas, y quizá deje lista también las Zimtsterne para hornearlas mañana.

Las galletas que os traigo hoy las hice especialmente para mí, porque fue ver la receta y saber al instante que me iban a encantar. Son rústicas, muy aromáticas, de las que mejoran con los días cuando desarrollan el aroma de la miel y las especias. Duritas pero tiernas al morder, más crujientes si se dejan tostar un poco en el horno, y de las que aguantan bien muchos días. He descubierto que hacen una pareja excepcional con mandarinas y queso, no son excesivamente dulzonas y eso es lo que buscaba, ideales para combinar contrastes dulces y salados.

Hazelnut christmas cookies

Receta de galletas árboles de avellana y miel con espelta integral
Inspiración: adaptada de Migusto
Ingredientes para unas 30-35 unidades

- 170 g de harina de espelta integral
- 80 g de avellana molida
- 1 pizca de sal
- 1 cucharada de mezcla de especias de Lebkuchen
- 50 g de panela o azúcar moreno
- 50 g de mantequilla atemperada
- 1 huevo L
- 30 g de miel

Mezclar en un recipiente mediano la harina de espelta integral con la avellana molida, la sal, las especias y la panela o azúcar moreno. Aparte batir la mantequilla con unas varillas o con batidora, agregar el huevo y la miel y batir un poco más.

Combinar las dos mezclar y trabajar bien hasta tener una masa homogénea. Quedará bastante seca y algo granulada, lo mejor es terminar de compactarla con las manos. Forman un disco y envolver en plástico film. Llevar a la nevera durante unas media hora.

Precalentar el horno a 170ºC con ventilador y preparar dos bandejas. Estirar la masa sobre una superficie limpia algo enharinada, o sobre papel sulfurizado, con un rodillo. Dejar el grosor al gusto, unos 4 mm. Recortar galletas y repartir en las bandejas.

Hornear durante unos 10-12 minutos, vigilando bien que no se quemen porque al ser oscuras puede engañar a la vista. Esperar un minuto fuera del horno antes de llevar a una rejilla y guardar en un recipiente hermético.

Hazelnut christmas cookies

No sé si me gusta que la Nochebuena caiga en domingo... ¡eso implica que estrenaremos año un lunes! Demasiada perfección calenderística para mi gusto :P.

Uy, y mañana el sorteo de la Lotería. Tengo más galletas por compartir y algún que otro dulce navideño, pero si de repente desaparezco de verdad puede sea por haber tenido suerte con las bolitas. Para qué voy a mentir, si nos cae algo digno de mención correré a compartirlo por todas partes, así que os enteraríais rápidamente ;).
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...